[box] Nota: El objetivo del presente informe es ofrecer una visión sucinta de las perspectivas y tendencias actuales sobre las actividades de desinformación relacionadas con la COVID-19/coronavirus. No proporciona una visión integral ni completa y se centra principalmente en la dimensión externa, de acuerdo con el mandato del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE). El informe ha sido elaborado por la División de Comunicaciones Estratégicas y Análisis de la Información del SEAE, que contribuye a los esfuerzos de la Unión Europea para contrarrestar la desinformación, entre otras cosas, mediante la detección, el análisis y la exposición de las campañas de desinformación. Para abordar la desinformación con relación al brote de la COVID-19, identificarla y analizarla, el SEAE trabaja estrechamente con la Comisión Europea y los Estados miembros de la Unión. A este respecto, el SEAE coopera también con socios internacionales (G7, OTAN y agentes no estatales). Los resultados se publican periódicamente en EUvsDisinfo.eu y en canales de las redes sociales. Las perspectivas se comparten con las instituciones europeas y los Estados miembros en tiempo real, incluyendo a través del Sistema de Alerta Rápida sobre Desinformación. [/box]

Resumen

Como se señaló en informes anteriores, la desinformación, los mitos y la información errónea siguen proliferando en todo el mundo, con consecuencias potencialmente perjudiciales para la seguridad pública, la salud y las comunicaciones eficaces de la crisis. En este contexto, es importante distinguir entre dos conceptos tan distintos como son la información errónea y la desinformación, así como diferenciar otras formas de manipulación informativa. SI bien no todas, algunas de estas actividades están vinculadas a acciones intencionadas y coordinadas, a menudo por parte de agentes estatales o patrocinados por el Estado. Se incluyen, por ejemplo:

  • Las campañas coordinadas llevadas a cabo en todos los Estados miembros de la Unión Europea y las regiones vecinas para promover información sanitaria falsa y desinformación sobre la Unión y sus asociados, incluso en medios de comunicación extranjeros de control estatal y canales de redes sociales.
  • Los informes que señalan que se sigue intentando desviar la culpa del brote de la pandemia, tanto con tácticas abiertas como encubiertas.
  • El análisis realizado por el grupo de trabajo Stratcom del SEAE y otros grupos externos, que muestra que la desinformación altamente nociva sobre la COVID-19/coronavirus se está volviendo particularmente viral entre los medios de comunicación más pequeños tanto dentro como fuera de la Unión, donde las empresas de tecnología reciben menores incentivos para tomar las contramedidas adecuadas.

En detalle: Desinformación en relación con la COVID-19, propaganda y otras actividades

(del 2 al 22 de abril)

Al igual que en el período del informe anterior, hemos visto una proliferación de diferentes casos de información errónea, desinformación y otras formas de manipulación y distorsión. A pesar del grave impacto que pueden tener en la salud pública, fuentes oficiales y respaldadas por diversos Gobiernos, entre ellos, Rusia y —en menor medida— China, han seguido difundiendo ampliamente narrativas conspiratorias y de desinformación dirigidas tanto al público de la Unión Europea como los de los países del entorno cercano. Esta actualización proporciona elementos adicionales, los cuales no abarcan el espacio informativo en su totalidad ni tienen carácter exhaustivo, sino que sirven principalmente para ilustrar y ejemplificar las diferentes actividades que pueden observarse.

Más allá de las campañas dirigidas y a veces respaldadas por los Estados, las teorías de la conspiración y de contenido falso o engañoso sobre la COVID-19/coronavirus siguen proliferando ampliamente en las redes sociales. En un análisis que abarcaba cinco idiomas europeos y el árabe, la ONG Avaaz descubrió que «millones de usuarios de Facebook seguían corriendo el riesgo de consumir a gran escala información errónea nociva sobre el coronavirus». Avaaz analizó el contenido de la muestra y, según se informa, detectó que se había compartido más de 1,7 millones de veces en Facebook y visto una cifra estimada de 117 millones de veces[i].

El grupo de trabajo Stratcom del SEAE efectuó un análisis adicional en otros nueve idiomas oficiales y no oficiales en la Unión, entre ellos checo, alemán, polaco, ruso y ucraniano. En todos los idiomas, el contenido falso o altamente engañoso sigue siendo viral, aunque haya sido señalado por los verificadores de hechos locales. Si bien es imposible calcular las cifras de alcance agregadas, se puede afirmar con seguridad que el contenido respectivo llega a millones de usuarios de las distintas zonas lingüísticas analizadas.

Una publicación en una página pública de Ucrania afirma que la leche ayuda a luchar contra la COVID-19.

Un canal de YouTube en alemán financiado por el Kremlin sugiere que «la pandemia nunca existió» (cerca de 900 000 visitas y 5 000 comentarios)

También existe un conjunto creciente de pruebas sobre el impacto de la desinformación y las narrativas relativas a la COVID-19/coronavirus sobre la salud pública y la comunicación oficial de la crisis:

  • Un tercio de las personas  de seis países (Argentina, Alemania, Corea del Sur, España, Reino Unido y Estados Unidos) dice haber visto «una gran cantidad» de información falsa o engañosa sobre la COVID-19 en las redes sociales y aplicaciones de mensajería en la última semana (hasta el 15 de abril)[ii].
  • Un tercio de los ciudadanos del Reino Unido cree que el vodka puede usarse como desinfectante de manos.
  • Según un informe de la BBC, en una provincia iraní han muerto más personas por beber alcohol industrial que por la COVID-19, basándose en la falsa afirmación de que podría proteger frente al virus[iii].
  • Las teorías conspirativas sobre las torres de telecomunicaciones 5G que supuestamente facilitaban la difusión de la COVID-19 dieron lugar a vandalismo y violencia verbal contra el personal de telecomunicaciones en varios lugares de los Países Bajos, Bélgica y el Reino Unido[iv].
  • Un número cada vez mayor de personas celebran periódicamente manifestaciones ilegales en Berlín para protestar contra el «terrorismo de la vacunación» y afirmar que la COVID-19 no es «nada más que una simple gripe»[v].
  • La empresa de sondeos italiana SWG ha detectado que el porcentaje de encuestados que consideran que China es un país amigo de Italia ascendió hasta el 52 % en marzo (en enero, era del 10 %), mientras que el porcentaje de encuestados que indicaron confiar en las instituciones de la Unión Europea se redujo al 27 % en marzo (desde el 42 % de septiembre)[vi].

Narrativas y actividades dirigidas y relativas a la Unión Europea

En informes anteriores, enumeramos varias de las narraciones y actividades más recurrentes. Muchas de estas actividades siguen vigentes. Por ejemplo, en el período que abarca el presente informe, se confirmó que diferentes fuentes a favor del Kremlin y medios de comunicación estatales rusos seguían llevando a cabo una campaña coordinada con el doble objetivo de socavar a la Unión Europea y su respuesta a la crisis, y de sembrar confusión sobre los orígenes y las consecuencias de la COVID-19/coronavirus para la salud. La desinformación respaldada por el Kremlin sobre la COVID-19/coronavirus sigue proliferando ampliamente en las redes sociales, aunque contradiga las directrices oficiales de la OMS y las políticas de contenido de las redes sociales. También existen pruebas de presión coordinada por parte de fuentes oficiales chinas para desviar cualquier posible responsabilidad por el brote de la pandemia[vii] y la publicitación de anuncios y prestaciones de asistencia bilateral, citándose encuestas en ciertos países según las cuales se considera que China ha sido de más ayuda que la Unión Europea en la lucha contra la pandemia[viii].

Puede consultarse información adicional en www.euvsdisinfo.eu.

Dimensión internacional

Algunas fuentes controladas por estados externos y dirigidas al público de la Unión Europea, los países de la Asociación Oriental, los Balcanes Occidentales y la región de Oriente Próximo y Norte de África siguen mostrando a la Unión Europea y sus socios como ineficaces, divididos y cínicos en su respuesta a la COVID-19. Como tal, la pandemia se presenta repetidamente como una debilidad de los sistemas democráticos para hacer frente a la crisis de manera eficaz. Se lleva a cabo una desinformación coordinada desde Rusia y el régimen sirio para desacreditar el último informe de la OPAQ, mientras que se culpa a Estados Unidos por no prestar asistencia médica a los refugiados sirios en los campos de Al Rukban y Al Hol, alegando que Estados Unidos desvía la ayuda de la ONU de los refugiados sirios a grupos terroristas.

Al mismo tiempo, vemos un esfuerzo continuo y coordinado de algunos agentes, fuentes chinas incluidas, para esquivar cualquier atisbo de culpa por el brote de la pandemia y hacer hincapié en la asistencia bilateral. Muchos informes confirman un alto nivel de coordinación entre las diferentes partes del sistema chino en el envío y la propagación de los mensajes en diferentes idiomas y canales de comunicación, incluido el uso de tácticas abiertas y encubiertas[ix].

Muchos agentes, medios de desinformación a favor del Kremlin incluidos, siguen transmitiendo información sanitaria engañosa y falsa sobre la COVID-19/coronavirus al público internacional. Gran parte de esta desinformación contradice directamente las directrices oficiales de la OMS, así como las políticas de contenido de las plataformas en línea.

Vemos intentos similares de aprovechar la crisis del COVID-19/coronavirus para difundir mensajes falsos sobre las vacunas. Con frecuencia, se trata de teorías conspirativas extremas que alegan que los Gobiernos impondrán la vacunación masiva forzosa y la implantación de nanochips para instaurar el control social, o que las vacunas son ineficaces o directamente perjudiciales. Bill Gates es un objetivo frecuente de estas narrativas. Estos son algunos ejemplos de ellas:

Una categoría de desinformación particularmente preocupante y maliciosa se refiere a las afirmaciones sobre curas o tratamientos falsos para la COVID-19/coronavirus. Ejemplos:

Una categoría de desinformación relacionada con la salud trata de restar importancia a la pandemia y sugiere que se trata de un engaño, por ejemplo, afirmando que la tasa de mortalidad es exagerada. Estos mensajes se centran con frecuencia en tratar de socavar la confianza en las instituciones y los Gobiernos, alegando que utilizan la pandemia como excusa para ejercer un poder y un control indebidos sobre sus ciudadanos. Ejemplos:

Otras actividades seleccionadas que se notifican

Los funcionarios chinos y los medios de comunicación estatales tratan de restringir cualquier referencia a Wuhan como origen de la COVID-19[x], con nuevas restricciones nacionales sobre la publicación de investigaciones relacionadas con la COVID-19 en China[xi]. Algunos canales de redes sociales bajo control estatal siguen difundiendo la teoría de que el brote en Wuhan está vinculado a los representantes militares de Estados Unidos, lo que denota un intento continuo de sembrar confusión sobre el origen del virus[xii].

También hay pruebas significativas de operaciones chinas encubiertas en las redes sociales. ProPublica descubrió una red en Twitter involucrada en una campaña de influencia coordinada con vínculos al Gobierno chino[xiii]. Daily Telegraph detectó que algunos medios estatales chinos eludían las reglas sobre publicidad política de las redes sociales y lanzaban campañas que elogiaban la gestión de la crisis de la COVID-19/coronavirus por parte de China y atacaban a Estados Unidos[xiv]. Según Daily Telegraph, «los anuncios forman parte de una campaña de propaganda mundial, coordinada a través de Facebook, Instagram, Twitter y los medios de comunicación tradicionales, que intenta presentar a China como líder mundial en la lucha contra la COVID-19 y tapar las acusaciones de que empeoró la crisis al tratar de encubrir su propio brote».

Formiche ha detectado una operación coordinada de bots de Twitter en Italia para ampliar el alcance de los mensajes de la embajada china y atacar a la Unión Europea[xv]. Miles de tweets con hashtags a favor de China publicados en un período de dos semanas de marzo procedían de bots.

El Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI) ha determinado en su análisis de la desinformación de la COVID-19/coronavirus[xvi] que «algunos elementos de los mensajes diplomáticos y de los medios de comunicación estatales chinos siguen exhibiendo tácticas de desinformación similares a la desinformación coordinada y persistente patrocinada por el Estado ruso». Los intentos del Estado chino por disputar el dominio de la información se apoyan en un sistema de troles patrióticos coordinado, aunque no necesariamente falso, a favor de China».

En Oriente Próximo, el régimen sirio utiliza la crisis de la COVID-19/coronavirus para seguir propagando su narrativa de desinformación contra la Unión Europea, alegando que está perpetuando una «guerra económica» contra Siria y el pueblo sirio mediante sanciones que paralizan el sector sanitario.

Las falsas curas siguen siendo campo abonado para la desinformación. Las autoridades iraníes han anunciado un nuevo dispositivo capaz de detectar la COVID-19/coronavirus, que ha dado lugar a burlas generalizadas sobre un supuesto retorno del «dispositivo que todo lo cura», en referencia a un caso similar en Egipto en 2014.

Además, en algunos países se ha detenido a periodistas y activistas, al tiempo que se ha bloqueado el acceso a diversos medios de comunicación independientes en línea sobre la base de «estar financiados desde el extranjero»; en otros, se han revocado las licencias a los periodistas o se les ha expulsado.


 

[i] https://secure.avaaz.org/campaign/en/facebook_coronavirus_misinformation/

[ii] https://www.politico.eu/wp-content/uploads/2020/04/Navigating-the-Coronavirus-infodemic.pdf?utm_source=POLITICO.EU&utm_campaign=66ec24c50f-EMAIL_CAMPAIGN_2020_04_15_05_01&utm_medium=email&utm_term=0_10959edeb5-66ec24c50f-190134993

[iii] https://www.bbc.co.uk/news/live/world-51984399/page/3

[iv] https://www.ft.com/content/1eeedb71-d9dc-4b13-9b45-fcb7898ae9e1?desktop=true&segmentId=7c8f09b9-9b61-4fbb-9430-9208a9e233c8#myft:notification:daily-email:content

[v] https://amp.tagesspiegel.de/berlin/kritik-an-corona-massnahmen-das-steckt-hinter-der-querfrontdemonstration-in-berlin/25752958.html?__twitter_impression=true

[vi] https://formiche.net/2020/04/cina-usa-sondaggio-swg-casini-ventura/

[vii] https://www.recordedfuture.com/covid-19-chinese-media-influence/

[viii] https://dennikn.sk/1830536/fakty-vs-dojmy-ako-slovensku-realne-pomahaju-rusko-cina-a-europska-unia/?ref=mpm

[ix] https://freedomhouse.org/article/beijings-coronavirus-propaganda-has-both-foreign-and-domestic-targets

[x] https://twitter.com/globaltimesnews/status/1241559268190343168?lang=en;

[xi] https://www.theguardian.com/world/2020/apr/11/china-clamping-down-on-coronavirus-research-deleted-pages-suggest; https://edition.cnn.com/2020/04/12/asia/china-coronavirus-research-restrictions-intl-hnk/index.html

[xii] CGTN Arabic

[xiii] https://www.propublica.org/article/how-china-built-a-twitter-propaganda-machine-then-let-it-loose-on-coronavirus

[xiv] https://www.telegraph.co.uk/technology/2020/04/05/china-floods-facebook-instagram-undeclared-coronavirus-propaganda/

[xv] https://formiche.net/2020/03/china-unleashed-twitter-bots-covid19-propaganda-italy/

[xvi] https://www.aspi.org.au/report/covid-19-disinformation