Los trabajadores (des)informativos están bien remunerados: las partidas presupuestarias destinadas a los medios de comunicación pro-Kremlin aumentan de nuevo.

El mes de septiembre pasado informamos de que en el proyecto de presupuesto federal ruso para 2020 se prometían 92.000 millones de rublos (1.300 millones de euros; desde septiembre de 2019, el tipo de cambio ha pasado de ser 70 rublos por euro a unos 90 rublos por euro) para los medios de comunicación financiados y controlados por el Estado. Ha pasado un año y, según los últimos informes, parece que los medios pro-Kremlin se harán con una suma aún mayor para 2020, cercana a los 101.200 millones de rublos.

Si bien los debates sobre el presupuesto federal para 2021 están aún en curso, en el último proyecto se asignan 102.800 millones de rublos (1.110 millones de euros) a los medios de comunicación del Kremlin el próximo año. Cabe mencionar que el plan inicial consistía en subvencionar a los medios de comunicación con solamente 73.800 millones de rublos, pero dicho importe se incrementó en un 40 % a propuesta del Ministerio de Hacienda.

¿Cui bono?

Hace un año, dijimos que el mayor beneficiario de estas subvenciones para los medios de comunicación era la cadena televisiva de noticias RT, que recibía casi 23.000 millones de rublos (325 millones de euros).

En 2021, la cifra va a ascender hasta los 27.300 millones de rublos (296 millones de euros), que se invertirán en seguir desarrollando la versión de RT en alemán y en reformar la sede de RT en Moscú.

En lo que respecta al personal, The Insider ha conseguido acceder a información sobre los ingresos de conocidos periodistas pro-Kremlin.

Andrey Dobrov, presentador del programa «Dobrov on the Air» que se emite en REN-TV, es un personaje relativamente modesto en nuestra base de datos de desinformación, que gana cerca de 7 millones de rublos (unos 76 000 euros) anuales.

Olga Skabeeva y Evgeny Popov son la pareja que presenta los infames «60 minutos» en Rossiya 1, donde se genera desinformación que abarca desde supuestos burdeles para zoófilos en Dinamarca hasta afirmaciones de que el candidato presidencial demócrata Joe Biden ha declarado un golpe militar. De todos modos, ambos presentadores ganan en torno a 140.000 euros al año y sus programas arrojan más de 200 resultados en nuestra base de datos de desinformación.

El nombre del presentador de televisión, radio y YouTube Vladimir Solovyov aparece también en más de 200 casos de nuestra base de datos. Su dedicación se ve recompensada con 52,6 millones de rublos (570.000 euros) anuales.

La persona mejor pagada de la lista supera incluso a Margarita Simonyan, editora jefe de la RT, cuyas ganancias eran tan descomunales que el recientemente envenenado líder de la oposición Alekséi Navalny necesitó 39 minutos para analizarlas todas en su vídeo explicativo (disponible con subtítulos en inglés). Así llegamos a Artem Sheinin. Su programa «Vremya Pokazhet» es básicamente una mina para los expertos en desinformación y para su creador, el cual, según The Insider, gana 100 millones de rublos (1,1 millones de euros) al año.

Podríamos afirmar que el hecho de que el presupuesto de la RT suba como la espuma año tras año y se cuide bien a los presentadores de televisión confirma que el Kremlin no tiene intención alguna de revisar su planteamiento de desinformar al público a conciencia.