Los artículos de la RT Deutsch son los segundos más compartidos en las redes sociales alemanas. Salvo por una revista alemana reputada —Der Spiegel—, los medios de comunicación pertenecientes al Kremlin dominaron el espacio de información digital alemán, tanto en número de artículos publicados como en reacciones en las redes sociales.

En el boletín Disinformation Review de la semana pasada quedaron patentes las evidentes similitudes entre los mensajes de desinformación difundidos en torno a los casos de los Skripal y de Navalny. En una revisión de 2018 sobre los artículos más compartidos en las redes sociales acerca del caso de los Skripal, DFRlab halló que «el contenido de las publicaciones pertenecientes al Kremlin y afines superó con creces al de los medios de comunicación mayoritarios e independientes en las estadísticas de respuesta social». Este dato supone que los artículos de estas fuentes, cuyas narrativas niegan que el Gobierno ruso participara en el envenenamiento de Serguéi Skripal, provocaron una mayor reacción y, en consecuencia, una mayor distribución en las redes sociales. «La naturaleza de bajo coste y alto impacto de las redes sociales hace que sean un canal útil para difundir la guerra de narrativas del Kremlin», que, según los hallazgos de DFRlab, Rusia estaba ganando.

En 2020, EUvsDisinfo ha repetido la investigación sobre la cuota de comunicación pro-Kremlin en el ámbito informativo relativo al envenenamiento de Navalny. ¿Qué tal les ha ido a los medios pro-Kremlin esta vez?

Entre el 14 de agosto y el 14 de septiembre de 2020, se compartieron en las redes sociales unos 9.400 artículos sobre Navalny o Novichok en inglés, que recibieron más de 4 millones de reacciones a través de Facebook, Twitter, Reddit y Pinterest, según la herramienta de análisis de las redes sociales Buzzsumo:

La evolución de la cobertura a lo largo del tiempo muestra que los picos en el número de artículos y reacciones en las redes sociales coinciden con los sucesos principales desde el envenenamiento de Navalny: el 20-21 de agosto, cuando se publicó la noticia inicial, y el 2 de septiembre, cuando Alemania anunció oficialmente que Navalny había sido envenenado con Novichok.

Ninguna publicación afín o perteneciente al Kremlin publicada en inglés estuvo entre las quince con mayor interacción social. A diferencia de 2018, ni un solo artículo de tales publicaciones llegó a estar siquiera entre los cien con mayor respuesta, aunque no fue por falta de intentos: cuatro medios de comunicación afiliados al Kremlin estaban entre los quince que más artículos compartieron.

 

 

En el mismo período, se han publicado casi tres mil artículos en alemán sobre el envenenamiento de Navalny, que acumulan más de 680 000 reacciones en las redes sociales. En los medios de comunicación en alemán, se publicaron más artículos después de que el gobierno alemán confirmara el envenenamiento, el 2 de septiembre.

RT Deutsch, propiedad del Kremlin, y Sputnik en alemán fueron, respectivamente, el segundo y tercer medio más activos en lengua alemana en cuanto a publicaciones sobre el caso Navalny, solo superados por Der Spiegel, y ambos consiguieron situarse entre los quince con mayor número de interacciones. Los artículos de RT Deutsch fueron los segundos más compartidos en las redes sociales alemanas. Salvo por la reputada revista alemana Der Spiegel, los medios de comunicación pertenecientes al Kremlin dominaron el espacio de información digital alemán, tanto en número de artículos publicados como en reacciones en las redes sociales.

 

Un análisis más exhaustivo sobre los artículos más compartidos pone de manifiesto la existencia de dos mundos informativos: mientras que los medios de comunicación alemanes publican novedades sobre lo sucedido en un tono neutral, los canales pro-Kremlin y los blogs alternativos comparten titulares más polémicos, sentenciosos y distractores.

Entre los diez primeros se sitúan directamente tan solo dos artículos de la RT Deutsch, en los que se citan entrevistas con políticos alemanes publicadas en otros periódicos, enmarcándolas conforme a su punto de vista: una entrevista a la ministra de Defensa alemana Annegret Kramp-Karrenbauer («AKK») crítica con Putin se describe como «estridente» y «carente de pruebas», mientras que otra a Sarah Wagenknecht, del partido «Die Linke» (La Izquierda) se hace eco de las acusaciones de doble rasero del Gobierno alemán con respecto a Arabia Saudí y Estados Unidos.

Los diez artículos alemanes más compartidos sobre el envenenamiento de Navalny (títulos autotraducidos).

 

A diferencia de lo sucedido en 2018 con el caso Skripal, en 2020 no se observa en Alemania un dominio de las publicaciones pertenecientes o afines al Kremlin. No obstante, se aprecian claros intentos de dar continuidad a la estrategia de «desmentir, distraer, distorsionar y desalentar» por parte de los canales pro-Kremlin y alternativos.

El 16º artículo más compartido en alemán (por la RT Deutsch el 3 de septiembre), por ejemplo, afirma en su titular que un «Análisis de las muestras de Navalny con un espectrómetro de masas estadounidense no reveló que hubiera toxinas». Aunque en el artículo se aclara que el análisis se llevó a cabo en Rusia, el titular puede inducir a los lectores a pensar que se efectuó un análisis independiente. Muchas publicaciones compartidas en Twitter utilizaron el artículo breve como prueba de conspiración contra Rusia.

Sin embargo, en el entorno informativo alemán, se recurrió más a la «distracción» que a los «desmentidos». Al vincular temas no relacionados entre sí o especular sobre otros asuntos, los autores trataron de encauzar las conversaciones en una dirección distinta al objeto del debate. En un tuit, un periodista de RT Deutsch utilizó el vuelo de Navalny a Alemania para recordar el caso de Julian Assange. En otro, el «jefe de estrategia» de la RT Deutsch intenta que sus lectores se centren más bien en los casos de personas desaparecidas en Ucrania.

Ninguno de estos dos ejemplos de colaboradores individuales de RT Deutsch aparecen en los gráficos anteriores, si bien también contribuyeron, con más de cien retuits cada uno, a reforzar la robusta influencia y posición de las narrativas pro-Kremlin en el ámbito informativo alemán.