Tras las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, los medios de comunicación pro-Kremlin afirmaron que la democracia estadounidense era ilusoria, que las elecciones habían sido fraudulentas y que, por tanto, Estados Unidos no tenía derecho a dar lecciones a los demás sobre derechos humanos ni democracia. Esta es la segunda parte de una serie de artículos sobre la cobertura de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos por parte de los medios de comunicación pro-Kremlin. Consulte aquí el primer artículo.

Desde el día de las elecciones, las publicaciones pro-Kremlin han dejado de amplificar la desinformación sobre el proceso de votación para centrarse en influir en la percepción pública de dicha votación y sus presuntas consecuencias.

La demostración más clara de este cambio en los mensajes, que tuvo lugar entre el 29 de octubre y el 12 de noviembre, es la abrupta desaparición de las afirmaciones infundadas sobre la corrupción de la familia Biden, a la cual los medios de comunicación pro-Kremlin dieron amplia cobertura antes de las elecciones. Otro signo es la infinidad de artículos que repiten las afirmaciones de que el resultado de las elecciones se obtuvo a través de un fraude flagrante o está aún pendiente de determinar.

Según la narrativa de desinformación dominante en el período poselectoral, el resultado de las elecciones fue posible gracias a una iniciativa coordinada de manipulación electoral que incluía contadores de papeletas, trabajadores postales, personas fallecidas, software defectuoso y fallos judiciales arbitrarios. De estas afirmaciones, que a menudo provienen del propio ecosistema informativo interno de Estados Unidos, se hicieron eco tanto los medios de comunicación estatales rusos como publicaciones establecidas fuera de Rusia. En ellas, se trataban una gama más amplia de temas, a la vez que se respaldaban diversas narrativas pro-Kremlin.

Un paso más allá de esta narrativa están las afirmaciones de que el fraude electoral no es una anomalía, sino un síntoma del sistema político fallido de los Estados Unidos, o que la democracia representativa estadounidense es una fachada, pura ficción o un mito.

Caos a nivel nacional e internacional

Otras narrativas incluían que los partidarios de Trump se enfrentarán a la persecución (como en Rusia en 1917) bajo la administración de Biden. En lo que respecta a Biden, los medios de comunicación pro-Kremlin afirmaron que los «medios liberales», incluidas las redes sociales, habían favorecido y protegido al antiguo vicepresidente, mientras que censuraban a Trump. Los comentaristas predijeron que la victoria de Biden desataría el caos a nivel nacional e internacional, fomentaría la violencia doméstica de izquierdas y reiniciaría los conflictos extranjeros.

Los medios de comunicación pro-Kremlin en español se abstuvieron en su mayoría de apoyar o condenar a Trump directamente, pero presentaron los comentarios del presidente sin criticarlos ni comprobar los datos (a diferencia de los medios estadounidenses). Una vez que comenzó el recuento de votos, la narrativa del fraude electoral se convirtió en un elemento central de la cobertura de las elecciones por parte de los medios de comunicación pro-Kremlin en español. Sin embargo, estos medios tuvieron la precaución de no afirmar ellos mismos directamente que dicho fraude tuvo lugar.

Algunos comentaristas dijeron que la aparente victoria de Biden probablemente debilitará el dólar, aunque podría suponer una mejora de las relaciones con Latinoamérica. Estos medios también afirmaron que, para Rusia, negociar con Biden será más difícil que con Trump.

Tanto en inglés como en español, estos mismos medios difundieron extensamente una narrativa más amplia en la que se afirma que el fraude electoral y la polarización política están llevando al país hacia un conflicto civil violento.

Además de supervisar la cobertura de las elecciones de los Estados Unidos en inglés y español, los expertos de EUvsDisinfo añadieron ejemplos de desinformación de los medios pro-Kremlin a la Base de Datos sobre Desinformación. En ella, podemos encontrar un caso que afirma que Joe Biden planteó la idea de usar el ejército estadounidense para sacar a Trump de la Casa Blanca, que Trump ganó o que EE. UU. es un estado fallido incapaz de controlar su proceso electoral.

A medida que se apaciguan las emociones en torno a las elecciones, cabe señalar que los medios de comunicación pro-Kremlin no se limitan a los momentos destacados del calendario político. Los canales financiados por el Estado ruso crean, amplifican y explotan desinformación a diario, de ahí la necesidad de que las redes sociales aborden este tema ininterrumpidamente y no solo en inglés.

Two links were updated on December 22.

La cobertura de EUvsDisinfo sobre las elecciones presidenciales de 2020 en los Estados Unidos puede consultarse aquí: