El 9 de marzo se iniciaron las vistas del juicio por el MH17. ¿Qué ha pasado desde entonces en el frente de la desinformación? Tenemos algunos patrones regulares y las actividades de Alexander Malkevich.

El periódico neerlandés NRC ha informado recientemente de que, un día antes del inicio del juicio por el MH17, se organizó una conferencia en Ámsterdam: «El MH17, en busca de justicia».

Entre los ponentes estaba Alexander Malkevich (aunque no aparece en el vídeo producido por la organización).

Malkevich es considerado persona non grata en EE. UU. desde que fuera sancionado por el Tesoro estadounidense. El Tesoro decidió en 2018 que estaba implicado en la difusión de propaganda electoral a través del sitio web en inglés llamado «USA Really», una operación de la fábrica de troles de Yevgeny Prigozhin. Más tarde, Malkevich trasladó sus actividades a Libia.

En la actualidad, Malkevich, nacido en San Petersburgo en 1975, es presidente de la Fundación para la Protección de los Valores Nacionales y de la Comisión de la Cámara Cívica de la Federación de Rusia sobre los medios de comunicación de masas.

La conferencia fue organizada por «de andere krant», periódico impreso que se distribuye gratuitamente a los hogares neerlandeses. Anteriormente, Malkevich también escribió un artículo (p. 5, en neerlandés) en esta publicación, en el que afirmaba que la investigación del MH17 estaba impulsada por la «locura antirrusa».

¿Cómo son las actividades de Malkevich en comparación con lo que hemos visto sobre el MH17 desde que comenzó el juicio?

A medida que se aproximaba la fecha del juicio penal por el MH17, el 9 de marzo de 2020, el método de las «narrativas de carácter preventivo» era muy visible. Pocas semanas antes del juicio, varios medios pro-Kremlin publicaron noticias sensacionalistas que apuntaban a «nuevos documentos filtrados», los cuales supuestamente probaban que no hubo ningún sistema de misiles BUK en la zona del accidente. El portavoz del Kremlin lo utilizó como una oportunidad para declarar que «Rusia tenía razón» y acusar a los investigadores internacionales de tener prejuicios contra Rusia.

Estos hallazgos extravagantes fueron desacreditados casi de inmediato por periodistas rusos independientes en The Insider y Meduza, que etiquetaron las revelaciones pro-Kremlin como carentes de fundamento.

Y bien, ¿qué ha pasado desde el 9 de marzo?

Si nos fijamos en el ingente número de mensajes de desinformación registrados en nuestra base de datos, se aprecia un aumento de casos en los días cercanos al inicio del proceso. En nuestra base de datos hay veinticuatro casos detectados en torno al 9 de marzo. Posteriormente, la frecuencia se redujo un poco en abril y mayo, con seis y siete casos al mes, respectivamente. Sin embargo, en junio y julio, alcanzó un nuevo punto máximo con diecisiete y dieciocho casos, respectivamente, para caer otra vez en agosto y septiembre (con un caso cada mes).

Es difícil explicar con exactitud las oleadas de casos de junio y julio, ya que en esos meses no sucedió nada públicamente relacionado con el juicio. Sin embargo, fuera del ámbito del proceso penal, el gobierno neerlandés declaró, el 10 de julio de 2020, que había decidido llevar a Rusia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por «su papel en el derribo» del vuelo MH17 y, en algunos casos, las narrativas respondían directamente a esta decisión.

La mayoría de los casos del último mes repetían la afirmación recurrente de que no hay pruebas que demuestren la implicación de Rusia en el derribo del avión, por ejemplo, que el equipo conjunto de investigación (JIT) no proporcionó ninguna evidencia clara, sino tan solo declaraciones generales, o que no existe ninguna prueba de que el avión fuera abatido por un misil ruso BUK, o que el JIT tardó tanto en presentar un vínculo porque no hay pruebas demostrables; de lo contrario, el JIT lo habría hecho ya.

Estas narrativas ignoran la investigación penal que lleva a cabo en los Países Bajos el equipo conjunto de investigación desde 2014. El 28 de septiembre de 2016, el JIT anunció que el vuelo MH17 había sido derribado por un misil de la serie 9M38, lanzado por un sistema de misiles BUK TELAR. Este anuncio se basó en una investigación con pruebas y conclusiones concretas.