«El oso ruso necesita repartir leña a la gallina sin cabeza. Con fuerza». El escritor pro-Kremlin establecido en Florida Andrei «el Saker» Raievsky contribuye habitualmente a la base de datos EUvsDisinfo. Ahora conecta todos los puntos y acoge con satisfacción la confrontación entre Rusia y la Unión Europea (UE). El Saker declara:

  • Estamos hartos de vosotros y
  • no os necesitamos.

«Nosotros», desde la perspectiva del señor Saker, es «el pueblo ruso» y seguramente no los habitantes de Florida.

El Saker contempla los muros del Kremlin, en un intento por ver el Mene Tekel y, desde su posición estratégica en Florida, descifra el mensaje: ¡El oso ruso ya ha tenido suficiente! (Insertar música dramática). El Saker recopila todo un catálogo de lo que considera mensajes de Rusia para Europa:

  • Rusia ha pasado a utilizar un lenguaje directo y contundente con la UE, a la que hostiga: el emisario de la UE Josep Borrell fue humillado públicamente y tres diplomáticos de Estados miembros de la UE fueron expulsados. El tono de los medios de comunicación rusos también ha cambiado: tanto periodistas como expertos expresan su indignación absoluta contra la UE y piden más hechos y menos palabras.
  • Rusia desactivó el intento de Occidente de generar caos en su territorio con las manifestaciones de apoyo a Navalny.
  • Las Fuerzas Aeroespaciales rusas (dos Su-24M, dos Su-27S y dos Su-30SM) lanzaron ataques simulados con misiles contra buques de la Marina de los Estados Unidos en cuanto estos entraron en las aguas septentrionales de mar Negro.
  • El ministro de Defensa Shoigú acaba de anunciar un aumento importante de la producción de armas hipersónicas de alta precisión.
  • Expertos en las Fuerzas Aéreas rusas publican planes para neutralizar las fuerzas de la OTAN en una guerra abierta con bombardeos.

La buena acogida del conflicto

Todos estos acontecimientos tuvieron lugar durante las dos primeras semanas de febrero. El Saker, seguro en la distancia de Florida, prácticamente da saltos de alegría ante la perspectiva de un posible conflicto entre Rusia y Europa:

«Parece que Rusia y la UE van directamente camino de la confrontación. Francamente, me parece bien, a pesar de los peligros evidentes».

El Saker es un defensor apasionado del Kremlin y está creando su propia teoría sobre lo que escriben los medios de comunicación pro-Kremlin. La agencia estatal de noticias RIA Novosti publica montones de artículos al día, dedicados al tema de la OTAN. Estos son algunos ejemplos:

Otros medios de comunicación rusos pro-Kremlin siguen la corriente fielmente:

Los funcionarios rusos, tal y como señala el Saker, recurren a un lenguaje bélico. El ministro ruso de Asuntos Exteriores cita a Vegecio: «Si quieres la paz, prepárate para la guerra». La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso Maria Zakharova califica la exigencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de liberar a Alexei Navalny de «atentado contra la legislación internacional y un intento de presionar a Rusia».

Los planes que mencionaba arriba el Saker de neutralizar a la OTAN se publicaron inicialmente en diciembre de 2020 en una revista militar, pero no llegaron a las noticias nacionales hasta que RIA Novosti decidió presentar, por algún motivo, el informe de hacía casi dos meses como «noticia» el 8 de febrero. Varios medios de comunicación rusos se hicieron eco del informe el mismo día y, al día siguiente, el Saker hizo lo propio en inglés. El artículo explica que Rusia tiene ahora capacidad para un primer ataque contra la OTAN:

«[Rusia cuenta con medios para] conseguir una derrota absoluta (sobre los países de la OTAN) utilizando todo tipo de armas para disuadir e infligir daños inaceptables en el marco de acciones preventivas ante el peligro de una guerra local que amenaza a la Federación Rusa».

Perros ladradores

Sergey Lavrov ha mencionado en varias ocasiones que Rusia está preparada para cortar los lazos con la Unión Europea. La UE es, según el señor Lavrov, un socio poco fiable y ha destruido el marco para la cooperación con Rusia…

¿Se reduce todo esto al famoso proverbio ruso: «El perro ladra, pero la caravana sigue»? Rusia es un importante socio comercial de la UE, el cuarto mayor tras los Estados Unidos, China y Suiza: más del 4 % de todas las exportaciones de la UE van a Rusia, y las exportaciones de Rusia a la UE son incluso más voluminosas. Según la Misión Rusa ante la UE, el 44 % de las exportaciones rusas se envían a la Unión Europea. Las estadísticas de la Misión son un poco antiguas y el volumen se ha reducido, pero la UE sigue siendo el mercado principal de Rusia, que tiene una gran dependencia del comercio con la UE.

La UE seguirá desarrollando el comercio y los contactos interpersonales entre Rusia y Europa. En 2019, antes de la pandemia, se expidieron más de cuatro millones de visados Schengen para turismo a ciudadanos rusos. Siete de los diez destinos extranjeros más populares para los turistas rusos están en países de la UE.

La UE seguirá manteniendo su compromiso de dialogar con Rusia. Este país va más allá del Kremlin y la UE está forjando una relación a largo plazo con el pueblo ruso. El Kremlin sigue quebrantando los compromisos de Rusia con la Carta de las Naciones Unidas, el cumplimiento de la legislación internacional y su propia Constitución.

Este año se cumple el sexagésimo aniversario de la canción rusa «¿Querrán los rusos la guerra?». La letra fue escrita por el poeta Yevgeniy Yevtushenko (1933-2017) y, según contaba su autor, fue prohibida en un primer momento por las autoridades soviéticas por «pacifista y desmoralizadora». Con el tiempo, los censores autorizaron la letra, la canción se convirtió en un gran éxito y se tradujo a varios idiomas.

El Kremlin parece determinado a militarizar la esfera pública. Los niños son obligados a recibir instrucción en el uso de armamento militar; los veteranos de guerra son utilizados en procesos políticos, y los medios de comunicación pro-Kremlin compiten por hacer sonar los tambores de guerra mediante la difusión de fantasías sobre agresiones occidentales.

Los rusos no quieren la guerra. Esto es un hecho, pero las acciones del Kremlin (y de algún residente en Florida) son menos predecibles.