Salisbury una vez más

Hay numerosos paralelismos que trazar y los medios pro-Kremlin se han propuesto señalar tantos como sea posible.

La alineación de la desinformación

En Bielorrusia se suceden las protestas desde hace ya casi un mes. Mientras tanto, los medios de comunicación controlados por el Estado bielorruso y el Estado ruso han ido perfeccionando y puliendo sus narrativas de desinformación para situarlas en la misma onda.

DESINFORMACIÓN PRO-KREMLIN Y ELECCIONES EN BIELORRUSIA

En estos últimos días, miles de personas han salido a las calles de Bielorrusia para protestar por los resultados de las elecciones presidenciales, que dieron al presidente Aleksandr Lukashenko una victoria aplastante entre acusaciones generalizadas de fraude electoral.

RUSIA NO HA SIDO… (Y DE TODAS FORMAS, NO HAY PRUEBAS)

Aunque las pruebas apuntan a todo lo contrario, los medios pro-Kremlin siguen insistiendo en que Rusia no tuvo nada que ver con el derribo del vuelo MH17, el envenenamiento de los Skripal ni las interferencias en las elecciones estadounidenses. Además de estos viejos clásicos, esta semana nos ha regalado una nueva joya en temas de desinformación. […]

LA DESINFORMACIÓN PRO-KREMLIN SIGUE IGNORANDO HECHOS BÁSICOS SOBRE SIRIA

Las sanciones de la Unión Europea (UE) a Siria han sido el blanco favorito de la desinformación de los medios de comunicación rusos y pro-Kremlin para desacreditar las acciones y la política de la UE con respecto a Siria. Esta semana dedicamos gran parte del boletín Disinformation Review a la desinformación sobre Siria, las políticas europeas y el régimen de sanciones.

LA CONSPIRACIÓN DE LOS LABORATORIOS SECRETOS: UNA NARRATIVA CONVERGENTE

Recientemente, algunos observadores han hecho referencia a la existencia de una convergencia de narrativas entre las redes de desinformación pro-Kremlin y las chinas. Hemos analizado más de cerca la teoría de la conspiración de los «biolaboratorios estadounidenses clandestinos».

EL PRIVILEGIO DE SER OCUPADO

En septiembre del año pasado revelamos cómo el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia difamaba a los países bálticos afirmando que no se habían convertido en democracias que respetaran el estado de Derecho.